Disciplinas

Corresponde a una técnica de terapia manual con aplicaciones tanto terapéuticas como estéticas. Lo que busca es, a través de un masaje suave y superficial, estimular la circulación linfática subcutánea. Con ello, se acciona el automatismo de vasos y ganglios linfáticos (en particular, de los linfangiones, unidad funcional del sistema linfático), a fin de optimizar la eliminación de líquido intersticial y linfa. Esta última, se compone de proteínas, grasas, detritos celulares, agentes patógenos inactivos, etc., por lo que su buen tránsito y eliminación hacia los ganglios linfáticos principales (inguinales, cervicales y axilares) resulta fundamental para lograr el bienestar corporal. Sobre todo, en procesos que cursan con la llamada "retención de líquidos", como en las insuficiencias vasculares (venosas, várices) o cualquier tipo de edema (post cirugías estéticas de variado orden o tras la resección quirúrgica de grupos ganglionares linfáticos, por ejemplo). Está completamente contraindicada en casos en que el paciente esté cursando procesos infecciosos activos o metastásicos.